Logo EPI Excelencia Profesional Integral, S.C.
La superación es producto del estudio constante
Inicio Quiénes Somos Mensajes de Superación Capacitación Docencia Egresados Contáctanos
Preparándose para un temblor
Por: José Manuel Guzmán Godos

  
369 consultas
Los tiempos que se viven no son para especular. Hay signos y señales específicas a nivel mundial que se están sintiendo por todas las convulsiones que se presentan en varios niveles: la economía está complicada; la política está revolucionada; la sociedad está desconcertada; el clima está desordenado; la tierra está temblando.

Las mentes están perturbadas.

Les comparto información de algunos terremotos que han sucedido en el último mes y sus grados de intensidad:

REPÚBLICA DOMINICANA 4.8

OKLAHOMA 5.6

ROMA 6.0

NUEVA ZELANDA 7.8

ARGENTINA 6.2

FILIPINAS 6

Estamos en zona sísmica… lo que sigue será más fuerte y México está en espera.

La idea de mostrar este panorama es para que la gente se prepare mentalmente, espiritualmente y prácticamente.

Mentalmente: que sepa que un temblor es un movimiento geológico de acomodamiento de capas tectónicas y que puede ser muy destructivo. Hay que esperarlo sin miedo.

Espiritualmente: confiando en que hay fuerzas superiores a nosotros que nos cuidan y que si no es nuestra hora, nada nos dañará.

Prácticamente: teniendo en reserva: víveres, enlatados, galletas, chocolates, agua, algunas frazadas, un botiquín de primeros auxilios, las medicinas de los que estén en tratamiento, los documentos importantes de los miembros de la familia.

Convenir en punto de reunión en caso de que estén separados a la hora del temblor. Un directorio escrito con los nombres y teléfonos de amigos y familiares. Los celulares se bloquearán y sería desesperante no tener comunicación y no poder marcar porque esta generación ya se acostumbró a que todo se lo da su celular y en caso de colapso eléctrico, no tendrían manera de contactarse.

Efectivo a mano para lo que se ofrezca, una linterna con baterías y baterías extra y un radiecito de pilas. Estar pendiente de las alertas sísmicas y desalojar las viviendas en orden y sin empujones.

Si hay ancianos o bebés y no pueden salir se recomienda el triángulo de la seguridad; es decir a la orilla de la cama, de un mueble, grande de una mesa, de un escritorio. Separarse de vidrios y en la medida de lo posible, cerrar el gas y bajar el switch para evitar cortos y fugas de gas. Estar pendiente de los boletines de radio para saber prudentemente, a qué hora se restablecen los servicios y qué tipo de apoyos se pueden recibir: atención a heridos, atención por crisis nerviosas, familiares atrapados o desaparecidos, Etc.

Solo es prevención. No se tome catastrófico; como decían antaño: “Más vale prevenir, que lamentar”

Saludos cordiales

15/Noviembre/2016
 
Compártelo con tus amigos por
Escribe tu opinión sobre este artículo
 
• Inicio
• Quiénes Somos
• Mensajes de Superación
• Docencia
• Egresados
• Contáctanos
Visitas:
© Derechos Reservados - Excelencia Profesional Integral S. C. - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México