Logo EPI Excelencia Profesional Integral, S.C.
La superación es producto del estudio constante
Inicio Quiénes Somos Mensajes de Superación Capacitación Docencia Egresados Contáctanos
Los Juegos Olímpicos Modernos
Por: José Manuel Guzmán Godos

  
447 consultas
Se celebran este año en la ciudad de Río de Janeiro, Brasil en un ambiente de incertidumbre política y crisis económica.

Se llevan a cabo cada cuatro años y participan atletas de todo el mundo en diferentes y variadas disciplinas.

Sin duda, es una fiesta mundial que se puede ver de diferentes maneras.

Una visión de los juegos olímpicos es que se admiran las capacidades atléticas de los participantes en el esfuerzo personal y en equipo que los impele a usar lo máximo de la capacidad física y mental bajo el lema de: ¡más rápido, más alto, más fuerte! Haciendo alusión a una superación a toda prueba; tanto los atletas, como los espectadores, esperan con gran expectación el momento de destrozar una marca y que se registre un nuevo récord en tiempo, distancia, velocidad, altura, o la superación de obstáculos de alto grado de dificultad.

Otro atractivo es ir tomando cuenta de las medallas alcanzadas por cada país en las diferentes disciplinas… aunque el mundo espera con ansia cada cuatro años para ver qué país es capaz de superar a los Estados Unidos el cual ha demostrado ser el mejor preparado y que arrasa en cada competencia al quedar en el primer lugar del medallero.

Parece que los juegos se han desvirtuado. En anteriores justas deportivas, sólo se admitían atletas amateurs y de cierta edad; ahora, se admiten profesionales, lo cual altera la dinámica de competir entre iguales.

Por otra parte, se convierte en una fiesta que administran las federaciones, es ganancia económica para el país anfitrión y los patrocinadores buscan y encuentran la manera de exponer sus productos al mundo, desvirtuando la atención de las disciplinas deportivas que tendrían que ser la prioridad y la razón de ser de los juegos.

También se utilizan como victoria política; el país anfitrión le grita al mundo: “miren, tenemos la infraestructura, la capacidad organizativa, el capital para mover a la mayoría de países a venir a nuestra fiesta” aunque solo sea una careta, y como en México 68, que sangraba por la matanza de Tlatelolco y daba una cara linda al mundo a través de los Juegos, o como ahora Brasil, que sufre agitación e incertidumbre política y crisis económica, con una sociedad inconforme con su situación y aun así, lleva a cabo los Juegos.

Por último, se experimenta hoy por hoy un cambio drástico como aficionado a los deportes olímpicos. Las televisoras que tradicionalmente transmitían los juegos, fueron desplazadas por otras que no tienen ni la experiencia ni el conocimiento para emocionar a la audiencia. El deporte en manos de la conveniencia económica.

Los adultos que no manejan la tecnología, se tendrán que resignar a un par de canales aburridos. Se tendrán que entrenar para ver las transmisiones por los celulares, el internet o deberán desembolsar la cantidad de las compañías televisoras de paga.

El organizador moderno de los juegos, el francés Pierre de Cubertin, tenía el objetivo de reunir cada cuatro años a la juventud del mundo con fines educativos y con el objetivo de fomentar la paz entre las naciones.

De hecho, el símbolo olímpico (los aros de colores) representan los cinco continentes que participan en los juegos.

Aun con las variantes que han sufrido los Juegos, siguen siendo un gran atractivo mundial, se disfrutan en la medida en que seamos gustosos de los deportes, más allá del futbol, y podamos accesar a observarlos por medio de los canales de TV y los medios electrónicos disponibles. Disfruten los juegos.

Saludos cordiales.

9/Agosto/2016
 
Compártelo con tus amigos por
Escribe tu opinión sobre este artículo
 
• Inicio
• Quiénes Somos
• Mensajes de Superación
• Docencia
• Egresados
• Contáctanos
Visitas:
© Derechos Reservados - Excelencia Profesional Integral S. C. - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México