Logo EPI Excelencia Profesional Integral, S.C.
La superación es producto del estudio constante
Inicio Quiénes Somos Mensajes de Superación Capacitación Docencia Egresados Contáctanos
Liderazgo y Toma de Decisiones
Por: José Manuel Guzmán Godos

  
387 consultas
Todo grupo humano precisa ser dirigido. Necesita la certeza de un rumbo seguro en cualquier actividad. Hemos visto en las grandes catástrofes, tsunamis, apagones, temblores fuertes o inundaciones cómo, en ausencia de autoridades, las turbas se vuelcan a saquear, tanto artículos básicos alimentarios, como otros que no son necesarios para enfrentar la emergencia: aparatos electrónicos, celulares o juguetes.

Cuando hay vacío de poder o liderazgo en cualquier grupo, se relaja la disciplina y cada quien hace lo que le plazca.

Ahí estriba la importancia del liderazgo y la toma de decisiones.

Todos nacimos con el potencial para ejercer un cargo de liderazgo. Hay quienes manifiestan desde muy temprano en sus vidas ese carácter y don de mando y hay quienes no lo manifiestan sino hasta que hay una necesidad en su entorno y entonces, asumen la responsabilidad de guiar a otros. Esto se presenta cuando en una familia fallece el padre o la madre quien llevaba la batuta para guiar y después de su partida algún miembro de la misma ejerce la autoridad.

Por supuesto que para ejercer un liderazgo, se necesitan desarrollar toda una serie de habilidades para llevar a los grupos que se le encomiendan al líder o qué él o ella asumen.

Como se menciona en la información proveída por el Maestro Juan Pablo España, los modelos de liderazgo que se ha propuesto para las empresas, el mundo de los negocios y la política, se pueden tropicalizar y adaptar sus principios para el ejercicio de la dirección docente. Dirigir un grupo significa trabajar para el bien común y llevar a buen puerto la gestión con la cual el líder se compromete.

En un contexto de liderazgo formal, existen dos tipos de modelos conocidos:

Liderazgo autocrático: El líder impone, manda; el subordinado obedece. No hay más. Liderazgo tipo ejército en donde las ordenes no se objetan, sólo se acatan.

Liderazgo democrático: Todos participan, aportan ideas, el líder toma las mejores y toma decisiones en base a la información proveída por su grupo de trabajo.

Un modelo que va ganando cada vez más importancia es el Laissez Faire (dejar hacer) en este modelo se marca el objetivo, se habilita al ejecutor de la acción con autoridad, un tiempo razonable de término de los proyectos, se le habilita con recurso y posteriormente se evalúa y se solicita el resultado y el reporte de la gestión (Rendición de cuentas).

A mi punto de vista hasta ahora, se ha utilizado el Autocrático: tú mandas, yo obedezco. Ventajas de este modelo: las cosas se hacen al gusto de una sola persona y puede el grupo llegar a ser efectivo.

Desventajas: se mata la creatividad y la iniciativa; el ambiente es de tensión y resentimiento; hay más oportunidades de abandono de grupo, de sabotaje y no existe casi el trabajo en equipo, sólo se trabaja en grupo.

Con el estudio de estos modelos por supuesto que hay espacio en los planteles para que el líder ejerza el estilo que le dé mejores resultados.

Liderazgo Democrático:

Ventajas: Todos participan, hay iniciativa y entusiasmo por participar, se fomenta el sentido de pertenencia, favorece el trabajo en equipo.

Desventajas: Si el líder no es maestro en el detalle, puede perder autoridad, se expone a que los colaboradores se sientan en libertad de innovar cuando no es viable, si no hay buena comunicación, pueden darse muchos malos entendidos. Por ejemplo, el líder debe manejar con maestría los acuerdos explícitos sobre los tácitos.

Liderazgo Laissez Faire:

Ventajas: Hay certeza de que se lograrán muy buenos resultados ya que los encargados de efectuar las gestiones deberán ser expertos y profesionales.

Desventajas: Encontrar en nuestro medio expertos y profesionales.

Por otra parte, con estos antecedentes, se requiere la actitud y el propósito de asumir el papel de líder transformador; es lo que está pidiendo a gritos este nuevo modelo educativo. Líderes carismáticos, humanistas, pensantes, con mente crítica para que tomen decisiones juiciosas y no sólo reactivas.

Por cierto, la palabra carisma, proviene del griego y significa “Don de dioses” Finalmente, en su ámbito de acción significativa un Director Académico por causa de su cargo y como líder transformador, debe tener y/o desarrollar en términos generales:
  • Capacidad para tomar decisiones
  • Formar otros líderes
  • Comunicar con certeza y claridad los objetivos de su equipo
  • Formar un equipo sólido y armonioso de colaboradores
  • Con deseos de capacitación constante
  • Justo en su trato con sus colaboradores
  • Congruente, que piense, hable y actúe al mismo nivel
  • Que fomente la visión, misión y valores de su centro educativo
  • Desarrollo de una mente crítica
  • Desarrollar carisma para entusiasmar y motivar a sus colaboradores
Obviamente hay muchas más. En la circunstancia en que se encuentra la educación en México y con las transformaciones que están ocurriendo en la educación, se requieren líderes de este calibre para que el esfuerzo desarrollado por quienes lo proponen pueda verse cristalizado.

CONCLUSIONES
  • Los centros educativos deben transformarse de raíz; mejorar su aspecto físico, sus programas académicos, la preparación de su planta docente y la actuación de sus directores. Debe contar con los recursos adecuados y la autonomía para adecuar sus prácticas docentes de manera significativa para el mejor desempeño y aprendizaje de los alumnos.

  • La transición de ser una escuela regida por directrices externas deberá pasar por un lapso bastante prolongado para asimilar tantos y tan diversos cambios en su aplicación y estructura. No será sencillo pasar de ser seguidor de pautas institucionales a ejercer una gestión educativa autónoma. La transición de la obediencia casi ciega a las autoridades educativas hacia la gestión autodirigida será uno de los grandes retos a vencer.

  • Los directores tienen ante sí la gran oportunidad de desarrollar nuevas competencias para desempeñar sus cargos con mayor eficiencia y eficacia. Todas las competencias señaladas en este ensayo son primordiales para tal fin.

  • Asumir un liderazgo firme basado en razonamiento e intuición, favorecer la implementación de nuevas actitudes y tomar la decisión de convertirse en un líder transformador, será sin duda una gran satisfacción que sólo nosotros podremos alcanzar en nuestro fuero interno, cumpliendo con la misión educativa que hemos elegido ejercer.
Saludos Cordiales.

20/Julio/2016
 
Compártelo con tus amigos por
Escribe tu opinión sobre este artículo
 
• Inicio
• Quiénes Somos
• Mensajes de Superación
• Docencia
• Egresados
• Contáctanos
Visitas:
© Derechos Reservados - Excelencia Profesional Integral S. C. - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México