Logo EPI Excelencia Profesional Integral, S.C.
La superación es producto del estudio constante
Inicio Quiénes Somos Mensajes de Superación Capacitación Docencia Egresados Contáctanos
Evaluación Docente
Por: José Manuel Guzmán Godos

  
528 consultas
Lo que no se puede evaluar, no se puede mejorar. Sin duda, que es necesario que todo docente esté en un proceso constante de aprendizaje y evaluación; precisamente como lo está el educando, es algo así como un aprendizaje paralelo, cada quien en su nivel.

Desde hace ya algunos años en diversas profesiones la normatividad existente en diferentes campos ha marcado una exigencia a la certificación; anualmente: médicos, abogados, contadores, etc., deben evaluarse y certificarse, los docentes necesitamos cumplir con el mismo proceso no hay vuelta de hoja.

El meollo del asunto es que ante la evaluación hay miedo… los maestros temen verse exhibidos. En una sociedad tan mal entrenada en evaluaciones objetivas en donde prevalece la crítica ante el que se equivoca intelectualmente, el no cubrir con los requisitos de conocimiento por supuesto que pega en el ánimo del docente.

“El maestro reprobó el examen” los alumnos lo señalan, los colegas lo critican y los padres de familia los censuran.

Los maestros no rechazan la evaluación, pero lo que ocurre es que sienten que no cuentan con suficiente información; no cuentan con el suficiente tiempo para capacitarse; es atemorizante, no está claro que organismo los evalúa; no queda claro qué se va a evaluar; no hay claridad en cuanto a los tiempos y formas de evaluación; no queda claro y no se ha comprobado en muchos casos, si se ha cumplido con el incremento salarial que se anunció para los que pasaran la evaluación; por otra parte, si se ha cumplido con despedir a los docentes que no han asistido a la evaluación y persiste la creencia de que, si no pasan las evaluaciones ofrecidas(3) se les reinstalaría en trabajos de oficina en vez de trabajar en la docencia frente a grupo.

Por una parte, no se ha recibido la información pertinente ante un movimiento de tal magnitud (reforma educativa y evaluación docente) y por otra, tampoco los maestros toman la iniciativa para estar bien enterados de este proceso.

Me parece que también carecemos, como educadores, del valor y la disciplina de ser autodidactos; ya que, la mayoría de las capacitaciones son presenciales y existe el pensamiento tradicional de que debemos tener un facilitador, profesor, maestro o educador frente a nosotros y tal vez así, podamos aprender mejor.

Habría que considerar que puede atrapar a los docentes la flojera de salir de su zona de confort; capacitarse, investigar, estudiar, cumplir con la capacitación presencial y reunir las evidencias que se le soliciten para que se lleve a cabo su evaluación, representa un esfuerzo extra no remunerado que tal vez no todos estén dispuestos a asumir.

Para la mayoría de maestros o maestras que no se han decidido capacitarse en el manejo de las nuevas tecnologías, creo que el futuro los alcanzó sin que estuvieran debidamente preparados.

Finalmente, asumir la actitud correcta y el compromiso de actualizarnos ante las nuevas directrices será una nueva aventura intelectual que, al asumirla, nos permitirá seguir vigentes en el mundo de la enseñanza.

En fin, los que decidimos seguir en esta carrera magisterial, necesitamos cumplir con los estándares marcados por la normatividad y actualizarnos en cuanto a cumplir con la evaluación y prepararnos para estar a la altura de los retos que plantea la educación actual.

Saludos cordiales.

27/Junio/2016
 
Compártelo con tus amigos por
Escribe tu opinión sobre este artículo
 
• Inicio
• Quiénes Somos
• Mensajes de Superación
• Docencia
• Egresados
• Contáctanos
Visitas:
© Derechos Reservados - Excelencia Profesional Integral S. C. - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México