Logo EPI Excelencia Profesional Integral, S.C.
La superación es producto del estudio constante
Inicio Quiénes Somos Mensajes de Superación Capacitación Docencia Egresados Contáctanos
Cyrano de Bergerac
Por: José Manuel Guzmán Godos

  
464 consultas
Fue un escritor francés que nació en París en 1619 y murió en 1654 dedicado en sus primeros años a la bohemia y a la milicia. Se hizo dramaturgo, filósofo, e incluso profeta de ciencia ficción, lo cual expresó en sus obras: “Los estados e imperios de la luna y el sol” Fue dueño de una imaginación desbordante verso ágil y expresión oral magnífica con la que debatía y realizaba críticas muy ácidas contra el gobierno de su tiempo y contra lo vulgar y corriente en el arte y el teatro, lo que le ganó incontables enemigos ya que solía enfrentar y humillar a los ineptos (a su juicio) en público.

Cyrano se hizo famoso ya que, un dramaturgo francés, llevó su extravagante vida a los teatros de París y Europa con un gran éxito tomando en cuenta la intensidad de eventos que el personaje proyectaba.

Se le reconoce muy rápidamente debido a su prominente nariz, lo cual le hacía sentir terriblemente incómodo y le provocaba mucha angustia y soledad a ser una persona altamente romántica y sensible; por ese defecto físico y esa timidez exagerada, no se atrevía a hablarle de amor a su amadísima prima Roxana.

La historia nos lleva a analizar la importantísima lección de aceptarnos como somos y a valorarnos como personas y ser atrevidos y osados para conseguir la felicidad y conquistar a la persona amada.

Cyrano siempre amó a Roxana… pero jamás se lo externó por timidez.

Ella, al no recibir ninguna insinuación, se comienza a interesar por un amigo de Cyrano y se enamora de él.

El amigo de Cyrano es apuesto, pero es muy torpe para dirigirse a las mujeres; así que le dice a su amigo la amargura que siente al no atreverse a abordar a la mujer y confesar su amor y le pide ayuda para que Cyrano, a través de su habilidad verbal, pudiese escribirle cartas románticas, a lo cual accede y ve por ese medio poder ayudar a su amigo y al mismo tiempo expresar, bajo incógnita, sus verdaderos sentimientos.

Así lo hace y la mujer se deshace al leer las cartas románticas que cree le escribe su enamorado y al encontrarse, antes de ceder a dar el primer beso, le solicita ansiosamente que le hable romántica y elocuentemente… que le endulce el oído. Al enfrentarse a su realidad, decide marcharse ante el desconcierto de la enamorada que no alcanza a comprender que le sucede.

Planea con Cyrano ir a su balcón y en penumbras se presenta moviendo los labios y fingiendo hablar, mientras que Cyrano escondido, hace que ella casi se desmaye de emoción al pensar que es su galán el que le dedica semejantes palabras llenas de amor y pasión. Ella accede a dejarlo pasar a sus aposentos y consumar su amor y en ese lapso, llega la orden para que, tanto el galán como Cyrano, deban ir a la guerra.

Es tanto el amor que siente Cyrano por Roxana, que acepta cuidar a su enamorado y aún a riesgo de su vida, cruza diariamente las líneas enemigas para enviarle una o dos cartas diarias a Roxana que previamente ha escrito, haciéndole creer que es su enamorado quien se las escribe.

Un buen día, con esa audacia que caracteriza a las mujeres, ella llega al lugar de la batalla llevando provisiones para el grupo de combatientes que ya desfallecían por falta de alimento y es cuando el enemigo ataca el campamento. El amigo sorprende a Cyrano escribiendo una carta y se da cuenta que la mujer sólo anhela sus cartas y sus palabras de amor y se las exige. Al saber que ella está enamorada del concepto romántico y no de él mismo por lo que es, decide darle la última carta que estaba destinada a ella y le confiesa a Cyrano que está viviendo una farsa, que le confiese su amor, que ella lo aceptaría aun con la fealdad que representaba su enorme nariz.

El galán va a la batalla con la idea de morir en combate, lo cual consigue y con el último aliento de vida Cyrano le dice que él siempre la amó y que su última carta es la muestra.

Cuando la batalla termina, ella le guarda luto al enamorado guardando la carta en su seno y leyéndola todos los días; Cyrano respeta esa creencia y jamás le habla de su sentimiento.

Se limita a ser un juglar para la viuda y le lleva las noticias locales y regionales cada semana, lo cual le brinda el consuelo de seguirla viendo y tenerla cerca por lo menos en el lazo sanguíneo y en el lazo amistoso.

Cyrano sufre una agresión por parte de sus enemigos políticos y le dejan caer una pesada viga en la cabeza, lo cual le deja moribundo, a pesar de eso, cumple su cita con Roxana y finalmente lee de viva voz la póstuma carta que cree es de su enamorado. Al leerla con tal pasión, efusividad y vehemencia, ella finalmente se da cuenta de quien escribía las cartas y comprende tardíamente quien le amaba tanto.

Amores como ese, ya no existen, tal vez para algunas personas incluso, sonará ridículo, pero para los literatos, amantes de las grandes historias de amor, y las biografías de los grandes escritores, los románticos encontrarán motivos para disfrutar una historia fina e interesante y que es un éxito en el mundo teatral.

Recomiendo ampliamente la versión francesa “Cyrano de Bergerac” con el sensacional actor Girard Depardieu.

Saludos Cordiales.

13/Junio/2016
 
Compártelo con tus amigos por
Escribe tu opinión sobre este artículo
 
• Inicio
• Quiénes Somos
• Mensajes de Superación
• Docencia
• Egresados
• Contáctanos
Visitas:
© Derechos Reservados - Excelencia Profesional Integral S. C. - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México