Logo EPI Excelencia Profesional Integral, S.C.
La superación es producto del estudio constante
Inicio Quiénes Somos Mensajes de Superación Capacitación Docencia Egresados Contáctanos
Anécdota de Edison
Por: José Manuel Guzmán Godos

  
442 consultas
Sin duda, cuando sabemos algunas vivencias de los genios, es cuando dimensionamos su trabajo y la influencia que el entorno y los personajes a su alrededor generan en ellos; siempre hay un evento que es un detonante para que alcancen lo máximo de su potencial escondido; algún familiar que permanece en el anonimato, algún amigo o mentor que nunca los ve como son, sino como pueden llegar a ser. Sirva esta anécdota para demostrar la fuerza de la palabra, el amor de una madre por su hijo, y reconocer un chispazo de intuición y tomar una riesgosa, pero sabia decisión.

Un día, Thomas Edison llegó a casa y le dio a su mamá una nota.

Él le dijo a ella: "Mi maestro me dio esta nota y me dijo que sólo se la diera a mi madre".

Los ojos de su madre estaban llenos de lágrimas cuando ella leyó en voz alta la carta que le trajo su hijo.

"Su hijo es un genio, esta escuela es muy pequeña para él y no tenemos buenos maestros para enseñarlo, por favor enséñele usted".

Muchos años después la madre de Edison falleció, y él fue uno de los más grandes inventores del siglo.

Un día él estaba mirando algunas cosas viejas de la familia. Repentinamente él vio un papel doblado en el marco de un dibujo en el escritorio.

Él lo tomó y lo abrió. En el papel estaba escrito "Su hijo está mentalmente enfermo y no podemos permitirle que venga más a la escuela".

Edison lloro por horas, entonces él escribió en su diario: "Thomas Alva Edison fue un niño mentalmente enfermo, pero por una madre heroica se convirtió en el genio del siglo".

Qué impresionante la reacción de la mamá, ¿verdad?. En lugar de leer lo que realmente decía la carta, y habiendo podido hacer sentir menos a su hijo, le dio un giro completamente y ¡le inyectó seguridad y certeza a su hijo!

Le hizo creer que era un genio y se lo creyó tanto, que creció y murió siéndolo.


Es asombroso el poder que tienen los padres sobre los hijos.

Si podemos formar gente torpe engañándole y haciéndoles creer que no van a poder hacerla en la vida, ¿Por qué mejor no les sembramos la semilla de la confianza, haciéndoles creer que sí pueden?

Es un amoroso engaño que la otra persona se hará cargo de llevar a la realidad, ya que todo el potencial está en su mente y sólo hace falta sembrar la semilla correcta a través de la actitud y palabras correctas para convertir a un incapacitado por falsa creencia, en un ser capaz de desarrollar sus máximas capacidades!

Saludos cordiales.

19/Abril/2016
 
Compártelo con tus amigos por
Escribe tu opinión sobre este artículo
 
• Inicio
• Quiénes Somos
• Mensajes de Superación
• Docencia
• Egresados
• Contáctanos
Visitas:
© Derechos Reservados - Excelencia Profesional Integral S. C. - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México