Logo EPI Excelencia Profesional Integral, S.C.
La superación es producto del estudio constante
Inicio Quiénes Somos Mensajes de Superación Capacitación Docencia Egresados Contáctanos
Mamá, ¿Dónde estás?
Por: José Manuel Guzmán Godos

  
456 consultas
Esta es la pregunta que se hacen la mayoría de los niños y jóvenes hoy en día como resultado de los cambios sociales que se han dado como producto de la incursión de la mujer en el mundo del trabajo. Si no están en casa, atendiendo lo vital, están en otro lado atendiendo lo que piensan que es vital.

Para bien, o para mal, la situación es esa y no se trata de buscar culpables, sino de buscar soluciones porque si la presencia femenina educa, guía y dirige, la ausencia de la mujer devasta, omite y desorienta… como se demuestra si tan solo observamos el panorama emocional de hijos y esposos por abrir espacios en el ejercicio femenino actual que buscó otras prioridades y como dice la enseñanza espiritual: “Por sus frutos los conocereís”

Y no es un varón esta vez el que pone el tema en la mesa, en este día internacional de la mujer en donde habrá felicitaciones más allá de las 24 horas por lo que el sexo femenino ha logrado como género, también se trata de ser reflexivos y lo mejor del caso, es que la reflexión proviene de una exitosa mujer escritora, conferencista, especialista en desarrollo humano… una de esas mujeres que yo admiro, por inteligente, objetiva y clara. No se trata de arruinar la fiesta; se trata de que las siguientes fiestas sean mejores y con todos los corazones incluidos, no sólo los femeninos para vanagloriarse de los avances a costa del descuido de lo que requiere prioridad.

Comparto entonces el artículo de Gaby Vargas… me encantaría leerlo con ustedes en una mesa redonda y escuchar opiniones en pro... y ¿por qué no? también en contra, porque el conocimiento y las ideas deben ser dinámicos y no estáticos.

Aquí vamos…

¿Qué piensa usted sobre los emos, punks, skin-heads, darks y demás tribus urbanas que hoy se dan como fenómeno social?, me pregunta un reportero, hace poco, en la ciudad de León, Guanajuato, al término de una conferencia. Lo primero que viene a mi mente, es la pregunta que encabeza esta entrega.

Esto no es nada nuevo y, al mismo tiempo, lo es. Durante todas las épocas de la historia moderna, hemos tenido diferentes manifestaciones de protesta de los jóvenes contra lo establecido: lenguaje, peinado, música, tatuajes, formas de vestir, lugares que frecuentar y demás expresiones de comunicación. Códigos internos que marcan una pertenencia y una diferencia con el resto del mundo. Una personalidad e ideología propias, que con la madurez se dejan.

Lo que considero preocupante es que, aunado a lo anterior, hoy tenemos un pequeño factor que se suma, una nueva forma de convivir en la familia en la que hoy todos buscamos adaptarnos: mamá, hijos, abuelos, esposo. A este cambio lo considero la revolución social más grande de los últimos tiempos. ¿Cuál es? La mujer, la mamá y señora de la casa, ya no estamos en casa. Así de simple.

Las mujeres estamos muy orgullosas de las oportunidades que hoy tenemos. Nos lo hemos ganado a pulso. La conquista no ha sido fácil y nos ha requerido un largo camino de esfuerzo, lucha y sacrificio. Mantener varias pelotas girando en el aire al mismo tiempo es nuestra virtud. Sin embargo, y sin duda, estamos pagando un precio. ¿Y esto qué tiene que ver con las tribus urbanas? Mucho.

Una de las razones, desde mi punto de vista, por las que cada vez es más frecuente ver en los periódicos noticias tipo: “Aumenta el suicidio entre los jóvenes”, “La edad en el consumo de drogas se reduce”, “La actividad sexual en los jóvenes inicia a temprana edad”, “Aumentan las enfermedades de transmisión sexual”, “La depresión entre los jóvenes es cada día mayor” y otras notas sobre alcoholismo, violencia, bullying y demás situaciones que viven nuestros jóvenes hoy, es esta:

Falta mamá en casa.

Debido a los cuatro años y medio que dedicamos a la investigación de jóvenes, y a los grupos de enfoque que realizamos para la elaboración de los libros Quiúbole con..., me siento con autoridad suficiente para decir que los jóvenes no se sienten vistos. No se sienten escuchados. Se sienten abandonados emocionalmente.

La falta de sentido de pertenencia provoca que los jóvenes busquen y se afilien a una familia en la que se sientan comprendidos y apoyados; que les dé un tipo de autoestima, un valor para hacer las cosas. ¿Cuáles? Todas las que no quisiéramos. Cualquiera que proporcione un tipo de evasión, que disfrace o calle un dolor, sin importar si eso destruye o lleva a la muerte..

Mamás, ¡despertemos! Cuando estamos presentes, no estamos en realidad... Siempre hay un celular, un correo electrónico que contestar, o bien, una novela que atender. Decía una señora mayor de edad que las mamás de hoy somos una especie de agentes de tránsito: ¿A dónde vas?, ¿a qué hora llegas?, ¿ya hiciste tu tarea?, ¿con quién vas?. Y lo consideramos suficiente, sin contar que, con mucha frecuencia, estas preguntas son vía celular.

Es un hecho: A las mamás, nadie nos puede sustituir. No hay abuelita, nana, guardería, vecina, Gameboy, computadora o película que supla lo que nosotros somos capaces de dar.

¿Quién sustituye un abrazo, una mirada, una palabra de apoyo, una presencia, un oído que lo escuche y lo entienda?

De hacerlo, el resultado será un niño seguro de sí mismo, sin necesidad de unirse a una tribu urbana y con un sentido de pertenencia familiar. Además, tendrá una maleta llena que le dará la seguridad y autoestima que necesitará en el futuro.


Gracias Gaby Vargas por esta reflexión, lo que sigue es re-orientar estos bombos y platillos por lo sustancial, aquí hay un exceso de ego de género, a los hombres nos han copiado los malos hábitos de abandono e indiferencia, y nos están rebasando… sí, muchos logros individuales y de género, veamos la sociedad y tomemos responsabilidad de lo que hemos dejado de hacer… quitémonos de géneros y veamos las necesidades emocionales que tienen nuestros seres amados dedicándoles amor, comprensión, escucha, formación de valores y compañía… o de lo contrario será muy sano para las siguientes generaciones, no tomar pareja y no traer hijos al mundo, sería mejor convivir e interactuar con individuos hombres y mujeres sanos, felices, solteros, libres y pesudos, paseados, divertidos, enfiestados, solos, aventureros de todo a todo y que no afecten corazones ávidos de calidez y atención.

Feliz día internacional de la mujer.

Saludos cordiales.

8/Marzo/2016
 
Compártelo con tus amigos por
Escribe tu opinión sobre este artículo
 
• Inicio
• Quiénes Somos
• Mensajes de Superación
• Docencia
• Egresados
• Contáctanos
Visitas:
© Derechos Reservados - Excelencia Profesional Integral S. C. - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México