Logo EPI Excelencia Profesional Integral, S.C.
La superación es producto del estudio constante
Inicio Quiénes Somos Mensajes de Superación Capacitación Docencia Egresados Contáctanos
Chucho El Roto
Por: José Manuel Guzmán Godos

  
525 consultas
Tal vez para muchos de los lectores jóvenes de nuestra revista virtual, este nombre no les diga nada. Sin embargo, es un personaje que realmente existió en la segunda parte de los años 1800. Chucho, porque se llamaba Jesús, “El Roto”, porque se hizo famoso en tiempos en los que a los ricos se les apodaba “rotos” irónicamente por las clases bajas de la sociedad.

Fue un personaje que despertó gran curiosidad e interés por varias características que desarrolló al ser un ladrón de alta escuela y que tenía como prioridad el bien común, ya que con el producto de sus hurtos, sacó a su familia de la pobreza y también repartía generosamente el producto de sus ganancias con sus compinches, “La Changa”, “La Fiera”, “El Rorro”; eso no era todo, robaba a los ricos y repartía el producto de sus robos, a los pobres.

Fue un reo que, al igual que algunos contemporáneos, logró fugarse de una cárcel de alta seguridad como lo era la de San Juan de Ulúa en el puerto de Veracruz. Algunas de sus vivencias y aventuras llegaron a considerase como de leyenda, por ser atracos con un alto grado de planeación y efectividad en la ejecución. ¿Qué perdió a este hombre tan inteligente en lo que hacía? El amor de una bella y rica mujer. Matilde de Frizac.

Por los años sesenta se presentó en la radio, estación XEW, una radionovela con el nombre de “Chucho el Roto” así como varias películas biográficas que protagonizó el actor Manuel López Ochoa aún se pueden conseguir tanto en Youtube como en tiendas que expenden audiolibros y películas mexicanas.

Aquí te presento una breve semblanza de este personaje.

Chucho el Roto, cuyo nombre fue Jesús Arriaga, nació en Santa Ana Chiautempan, Tlaxcala, en la Calle del Gallito, en 1858. Chucho fue un famoso ladrón que se inició en la carrera de malviviente a causa de un hombre rico que le envió a presidio cuyo nombre fue don Diego de Frizac, por haberse enamorado de la señorita Matilde de Frizac, sobrina del millonario.

En el año de 1885, se fugó de la cárcel de San Juan de Ulúa situada en una isla frente al Puerto de Veracruz.

Chucho y Matilde tuvieron una hija llamada María de los Dolores cuando él ejercía el oficio de carpintero. Al descubrirse el hecho la familia Frizac lo amenazó de muerte, y aun Matilde le rechazó por temor a la cólera de su tío.

Acongojado, Chucho se raptó a la pequeña, fue hecho prisionero y encerrado en la Cárcel de Belem de la Ciudad de México, de donde fue llevado a San Juan de Ulúa.

Para cometer sus robos, Chucho el Roto se vestía de manera elegante, razón por la cual le apodaron “el roto” (petimetre). Contaba con varios cómplices, La Changa, Juan Palomo y Lebrija, quienes le ayudaban a efectuar sus robos.

Gran parte de lo robado Chucho lo regalaba a los pobres que le querían mucho.

Nueve años después de escapar, fue apresado durante su último robo, en las Cumbres de Maltrata, Veracruz. De vuelta a San Juan de Ulúa quiso volver a escapar, pero la traición de su compañero de celda Bruno, truncó sus intenciones.

Herido por una certera bala, fue recapturado. El coronel Federico Hinojosa, director del penal, mandó que se le diesen cien azotes llamándole “desgraciado”, a lo que Chucho respondió: ¡No puede ser desgraciado el que roba para aliviar el infortunio de los desventurados!

Entonces, el coronel ordenó trescientos azotes. En San Juan le metieron a una celda de castigo, El Limbo, donde el verdugo El Boa le azotó. De El Limbo fue trasladado al Hospital Marqués de Montes, donde murió el 25 de marzo de 1894.

Contaba con treinta y seis años de edad. Su cuerpo fue trasladado a México y recibido por su hermana, Matilde y su hija Lolita. Cuando abrieron el ataúd sólo encontraron piedras.

Hay muchas especulaciones de donde quedó su cuerpo, pero no se sabe nada de seguro.

Chucho el roto es considerado el “Robin Hood” mexicano y sin duda, fue un personaje que causó gran conmoción ya que, puso en jaque a las autoridades de su tiempo y logró una gran notoriedad al saquear a los ricos como mago del disfraz y apoyar a los pobres con el producto de sus robos.


Es interesante explorar las causas y motivos que llevan a un personaje a estar fuera de la ley y al mismo tiempo aprender de las consecuencias que deriven de ello.

Saludos cordiales.

02/Febrero/2016
 
Compártelo con tus amigos por
Escribe tu opinión sobre este artículo
 
• Inicio
• Quiénes Somos
• Mensajes de Superación
• Docencia
• Egresados
• Contáctanos
Visitas:
© Derechos Reservados - Excelencia Profesional Integral S. C. - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México