Logo EPI Excelencia Profesional Integral, S.C.
La superación es producto del estudio constante
Inicio Quiénes Somos Mensajes de Superación Capacitación Docencia Egresados Contáctanos
Cómo anular a una Persona
Por: José Manuel Guzmán Godos

  
398 consultas
Se entiende la palabra anular como inutilizar o invalidar, es decir, reducirla a un grado de inmovilidad tal que no pueda valerse por sí mismo.

Podemos inutilizar a alguien de manera consciente o inconsciente. De manera consciente es un caso extremo y no hablaré de eso aquí ya que no se trata de fomentar violencia ni agresividad; Se trata de que las personas bien nacidas y educadas no caigan en el exceso de la sobreprotección, lo cual es también una forma de violencia pasiva.

La cuestión es que hay que estar alerta para no caer en un hábito dañino de anular a los seres amados por medio de un acto inconsciente. Es hora de no fomentar la dependencia en nuestro alrededor y que cada quien se responsabilice de hacer lo que le toca.

A tiempo presente se requiere que todos los miembros de un grupo sean útiles y autosuficientes y es labor del adulto responsable, fomentar esos hábitos en familia.

Llegó a mi atención un breve, pero sustancioso artículo de la periodista Ana Cristina Aristizábal que compartiré a continuación:

“El peor daño que se le hace a una persona es darle todo” Quien quiera anular a otro, sólo tiene que evitarle el esfuerzo, impedirle que trabaje, que proponga, que se enfrente a los problemas (o posibilidades) de cada día, que tenga que resolver dificultades.

Regálele todo: la comida, la diversión y todo lo que le pida. Así le evita usar todas las potencialidades que tiene. Sacar recursos que desconocía y desplegar su creatividad.

Quien vive de regalado se vuelve perezoso, anquilosado, y como un estanque de agua que por inactividad pudre el contenido.

Aquellos sistemas que por “amor” o demagogia, le regalan sistemáticamente a la gente, la vuelven más pobre entre los pobres.

Es una de las caras de la miseria humana: carecer de iniciativa, desaprovechar los talentos, potencialidades y capacidades con que están dotados casi todos los seres humanos.

Quien ha recibido todo regalado, se transforma en un indigente, porque asume la posición de la víctima que tan sólo se queja. Cree que los demás tienen la obligación de ponerle todo en las manos y considera una desgracia desarrollarse en un trabajo digno.

Es muy difícil que quien ha recibido todo regalado, algún día quiera convertirse en alguien útil para sí mismo. Le parece que todos a su alrededor son responsables de hacerle vivir bien y cuando esa ayuda no llega, culpa a los demás de su desgracia. (No por anularlo como persona, sino por no volverle a dar)

Sólo los sistemas más despóticos impiden que los seres humanos desarrollen toda su potencialidad para vivir. Creen que están haciendo lo mejor, pero en definitiva, están usando un arma para anular a las personas. (No quiere decir que la caridad de una ayuda temporal no sea necesaria en momentos especiales).


Como en todo asunto humano, ningún extremo es bueno. Como personas, a veces necesitamos ayuda y debemos expresarlo para conseguirlo, así también, brindar apoyo y ser solidario es un acto de amistad y humanismo, pero de ahí a anular a alguna persona por medio de darle todo, o hacerse dependiente de los dadores hay mucha diferencia.

Hagámonos conscientes de todos los atributos que poseemos y usémoslos para lograr nuestros objetivos.

Cada día y cada momento, nos brinda esa oportunidad.

Saludos cordiales.

07/Junio/2015
 
Compártelo con tus amigos por
Escribe tu opinión sobre este artículo
 
• Inicio
• Quiénes Somos
• Mensajes de Superación
• Docencia
• Egresados
• Contáctanos
Visitas:
© Derechos Reservados - Excelencia Profesional Integral S. C. - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México