Logo EPI Excelencia Profesional Integral, S.C.
La superación es producto del estudio constante
Inicio Quiénes Somos Mensajes de Superación Capacitación Docencia Egresados Contáctanos
El trabajo en casa envejece, embrutece y nadie lo agradece
Por: José Manuel Guzmán Godos

  
556 consultas
Así piensan muchas mujeres a tiempo presente; este pensamiento tiene muchas implicaciones dolorosas y frustrantes… y contrario a lo que pueda parecer, su idea de limpieza les provoca mucho malestar, separación y disgusto con sus seres más amados ya que llega a convertirse en obsesión; también este concepto lo tienen muy maximizado en su imaginación… no les recomiendo estar frente a una mujer que vea algo desacomodado, trastes sucios, o que pisen cuando recién han pasado el trapeador. Hay una fuerte implicación psicológica en la obsesión por la limpieza mucho de esto es total y absolutamente imaginario. He llegado de visita a algunas casas de mujeres para algún asunto educativo o social por la tarde y cuando me reciben, lo primero que comentan es: ¡Ay, no se fije por favor, mi casa está bien tirada! o ¡Qué va a pensar, hoy no barrí ni trapeé”

Si la limpieza fuera prioritaria por higiene y no por obsesión, sería lo primero que hicieran por la mañana; y si hubiese educado a sus hijos y a su pareja en que le cooperaran con que cada quien hiciera una tarea de casa, no la pasaría tan mal. Y si se conceptualizara la limpieza como un complemento de higiene, entonces se haría cuando se debiera hacer y sobre todo sin culpa para nadie…

La frase del inicio, es muy digna de analizarse, El trabajo en casa envejece: ¡Falso! Si se hace con amor para los seres amados y para uno mismo, es rejuvenecedor y gratificante, a cualquiera que le disguste hacer trabajo de casa, en vez de renegar de ese estado, ¿Qué les impide volverse vagabundos y evitar ese maldecido y pesado trabajo? El vagabundo no tiene que ¡HACER NADA!

¡EMBRUTECE! ¡Falso! Lo que embrutece es: no estudiar, no pensar, vivir con emociones negativas, (como la obsesión por la limpieza) la persona que hace la limpieza puede hacerlo oyendo música, oyendo audiolibros, o incluso haciendo ejercicio ¡Comprobado!

Nadie te lo agradece. ¡Así que usted hace el trabajo de casa para que se lo agradezcan! ¿No que era para que hubiera higiene y que su casa estuviera limpia?

Agradézcaselo usted misma. Prémieselo y siéntase satisfecha de su creatividad y su servicio. Tagore decía: “Vive para vivir; quien no vive para servir, no sirve para vivir” Sirve, pero no hagas a los demás dependientes de ti. La mamá que le sigue poniendo el baño a su hijo de 25 años se está haciendo en Hara Kiri; se convierte en esclava de un ser que educó de manera dependiente y después reniega diciendo: “qué flojera tener que levantarme a prender el baño a las seis” Ya no lo haga: no tiene por qué hacerlo: Sólo comente: “hijo, te amo, pero es la última vez que te prendo el baño; tienes edad para hacer eso. Si te quedas dormido o te vas sin bañar, es tu responsabilidad” Le da un beso y se aleja… y se lo cumple.

Comparto con ustedes un escrito que rescaté de los correos interesantes anónimos que llegan a mi cuenta. Debe ser para tomar consciencia.

¡MUJER!

Recuerda… una capa de polvo protege la madera debajo…

‘Una casa se transforma en un hogar cuando puedes escribir ‘Te amo’ sobre los muebles’

Yo solía pasar por lo menos 8 horas cada fin de semana haciendo que las cosas estuvieran perfectas ‘por si caía alguien’

Finalmente me di cuenta que nadie ‘caía’ porque todo el mundo estaba viviendo la vida y divirtiéndose!

Ahora, cuando cae alguien, no tengo que explicar en qué condiciones está mi casa.

Están más interesados en escuchar acerca de las cosas que estuve haciendo mientras vivo la vida y me divierto.

Por si no te diste cuenta….. La vida es corta. Disfrútala!

Limpia si debes… Pero, ¿no sería mejor pintar un cuadro o escribir una carta, hornear galletitas o una torta, pasarle la lengua a la cuchara o plantar una semilla, reflexionar sobre la diferencia entre querer y necesitar?

Limpia si debes….., pero no hay tanto tiempo… con toda la cerveza para tomar, ríos para nadar y montañas para escalar, música para escuchar y libros para leer, amigos para querer y vida para vivir.

Limpia si debes… pero el mundo allá afuera con el sol que te da en los ojos, el viento en tus cabellos, la nieve que cae, un chaparrón, Este día no volverá de nuevo.

Limpia si debes… pero toma en cuenta que la vejez llegará y no es linda… Y cuando te toque ir – e irte deberás – tú mismo te convertirás en polvo! Compártelo con todas las personas maravillosas en tu vida… Yo lo hice!!!

Atte. Una madre que estaba enferma de "Obsesión por la limpieza"


Saludos cordiales.

10/Junio/2015
 
Compártelo con tus amigos por
Escribe tu opinión sobre este artículo
 
• Inicio
• Quiénes Somos
• Mensajes de Superación
• Docencia
• Egresados
• Contáctanos
Visitas:
© Derechos Reservados - Excelencia Profesional Integral S. C. - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México