Logo EPI Excelencia Profesional Integral, S.C.
La superación es producto del estudio constante
Inicio Quiénes Somos Mensajes de Superación Capacitación Docencia Egresados Contáctanos
La Gordita
Por: José Manuel Guzmán Godos

  
399 consultas
Érase una vez una "gordita" que enamoró perdidamente a un muchacho en forma y hermoso. En la soledad de sus departamentos, en el auto en un callejón a oscuras en todos los moteles se hacían el amor.

Sin embargo, el nunca por un año la sacó a un parque, a comer o simplemente al cine. Ella lo escuchaba negarla ante sus amigos y se molestaba. Pero cedía cuando escuchaba los “te amo” al oído, cuando sentía sus manos o cuando sus labios la callaban… cuando llorando peleaba.

Un buen día la chica se cansó y eligió irse sin mirar atrás. Pasaron seis meses de angustia donde ambos en las noches se bebían las lágrimas e intentaron refugiarse en otros cuerpos, pero de nada sirvió.

El chico no aguantó más el vacío en su corazón e invito a sus amigos a salir. Allí en una mesa les dijo: "Necesito que me aconsejen, estoy enamorado como nunca, de una mujer excepcional pero no perfecta para los ojos de nadie".

Les confesó de quien estaba enamorado y ellos sorprendentemente le aconsejaron que se olvidara de la gente y la buscara. El chico se subió a su auto y voló al departamento de ella. Tocó la puerta y para su sorpresa encontró una chica más esbelta, arreglada... Más hermosa. Se arrodilló y pidió perdón. Lloró por horas sin parar y ella solo le dijo...

"Lo lamento, mientras me fui porque no era lo suficientemente linda para ti, llegó alguien a mi vida que en vez de salir corriendo y criticarme, me enseño como alimentarme y durante varios meses me apoyó a ejercitarme. Nunca me dejó sola. Ahora tengo un hombre a mi lado. Un hombre completo que vió lo mejor de mi. ¡Que te vaya bien !."

Cerró la puerta y lo dejó allí sufriendo, igual que como ella lo sufrió por larguísimas noches.

Moraleja: "Si amas a alguien estarás orgullos@ de que todos lo sepan y jamás lo/a harás sufrir".

Esta es una historia real; me la contó una instructora en Pole Dance que se dedica a apoyar mujeres que desean tener elasticidad y rebajar sus medidas; sin duda para lograrlo, hace falta alimentación adecuada, un programa de ejercicio físico, y el apoyo decidido de la familia, amigos y/o una pareja.

Por otra parte la lección es prevenir en vez de lamentar. Tristemente hay personas que se descuidan y no prestan atención a su figura ni a su manera de comer y la obesidad les pega duro en el ego.

Se hunden en un mundo de depresión y baja autoestima y arrastran a los que les rodean con sus quejas y toda la problemática que conlleva el exceso de peso.

En esta historia hay varios valores que se aplican: el no burlarse de la condición el apoyo constante y decidido por resolver una situación complicada por medio del amor incondicional.

Sin duda el reto más fuerte es el de no caer en la tentación de comer de más además de toda la chatarra que se encuentre y punto fundamental, contar con un fuerte equilibrio emocional.

Saludos cordiales.

21/Mayo/2015
 
Compártelo con tus amigos por
Escribe tu opinión sobre este artículo
 
• Inicio
• Quiénes Somos
• Mensajes de Superación
• Docencia
• Egresados
• Contáctanos
Visitas:
© Derechos Reservados - Excelencia Profesional Integral S. C. - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México