Logo EPI Excelencia Profesional Integral, S.C.
La superación es producto del estudio constante
Inicio Quiénes Somos Mensajes de Superación Capacitación Docencia Egresados Contáctanos
Carta Abierta a los Padres de Familia y Maestros
Por: José Manuel Guzmán Godos

  
483 consultas
Los padres de familia y los maestros estarán de acuerdo conmigo en lo difícil que es educar a un niño o joven. Yo lo sé porque soy padre y educador. Ardua labor, lo reconozco. Así como a cada actividad humana se le dedica tiempo y esfuerzo por las recompensas que otorga, hay algunas que, como si se tratara de pensamiento mágico, se dejan a la deriva y neciamente se conserva en la mente la idea que se darán los frutos por sí solos… el México que vivimos hoy, es el resultado de lo que hemos hecho y dejado de hacer por nosotros mismos.

Los padres de familia y los maestros piensan que con regañar, gritar, adjudicar castigos y dar órdenes todo el día, están realizando un excelente trabajo, temporalmente eso funciona… pero básicamente, genera resentimiento como se ha observado repetidamente, tanto con la apatía de los educandos a las labores escolares, como el padecimiento de los padres al tener hijos desordenados.

No me voy a extender analizando el problema, con lo que comento basta, y en su experiencia, tanto padres como maestros, forman las bases para la hechura de buenos seres humanos, que si observamos, se ha fallado terriblemente al ser groseramente flexibles y permisivos al permitir conductas de desobediencia de aquellos a los que educan… no los culpo, se fueron con la inercia de la moda de que “todo lo que hagas está bien”: si dices leperadas, si estás enviciado con tu cel., si llegas y no saludas, si tienes falta de ortografía, si no entregas tarea, si adquieres el horrible hábito de copiar y pegar y crees que estás haciendo un espléndido trabajo.

Para corregir, hay dos cosas por hacer: primero, tomar el compromiso de no permitir que las cosas se hagan mal y hacer que se repitan hasta que queden bien con firmeza y explicando el porqué.

Segundo, en vez de dar ásperas órdenes y amenazas o maltrato verbal, sugerir, preguntar o invitar:

Sugerir. Te sugiero que barras mientras yo lavo los platos.

Te sugiero que para que tu tarea te salga mejor, consultes el libro o el sitio por de internet.

Preguntar: ¿Me ayudas a barrer mientras lavo los platos?

¿Te puedo sugerir un par de alternativas para que hagas un buen trabajo?

¿Me apoyas con barrer hoy por favor?

¿Puedes por favor tomar estas referencias para hacer mejor tu trabajo? Son libro "x" y sitio de internet "x".

Para quienes no tienen disciplina esto les será muy trabajoso y fatigoso, porque como lo mencioné al principio, hace falta compromiso y el compromiso implica tiempo y esfuerzo que muchos no están dispuestos a dar y el resultado son muchachos holgazanes, ignorantes de las buenas hechuras académicas e hijos flojos y mal estructurados con quienes los padres batallan y hasta a veces se arrepienten de haberlos traído al mundo.

¡Qué diferencia de cuando hay un chico o chica que gana premios por su inteligencia y que es el orgullo de sus padres por su conducta respetuosa y su aprovechamiento académico!. Pues bien, el asunto es grave pero aún tiene remedio y los responsables de ese remedio, son los padres y los maestros, porque son los líderes y los formadores de las nuevas generaciones. No hay vuelta de hoja.

PADRE DE FAMILIA: UN BUEN HIJO ES OBRA SUYA… UN HIJO MALANDRÍN ES UNA FALTA DE LIDERAZGO SUYA.

EDUCADOR: PARECE MUY LAPIDARIO PERO, "SI EL ALUMNO NO APRENDIÓ, ES QUE EL MAESTRO NO SUPO ENSEÑAR".

Esto no es un “yo acuso” ¿con qué derecho lo haría? Sólo soy observador de lo que ocurre y lo pongo sobre la mesa para que los que deseen asumir la responsabilidad de enderezar lo que no funcione en la sociedad y que repercuta en México. Padres y maestros son líderes por antonomasia y deben de asumir ese papel o hacerse a un lado. En educación se dice “el primer deber de los padres es educar a sus hijos; si no lo hacen, alguien más lo hará… y habrá que atenerse a las consecuencias”.

A la hora de exigir buenos trabajos, no debe haber flaqueza para aplicar la autoridad, debe haber firmeza; no te acepto este trabajo así, significa: “no te acepto este trabajo así” hay que corregirlo/mejorarlo/re-hacerlo/cambiarle esto/aquello, etc. y no levantarse de ahí hasta que el trabajo esté bien hecho.

Hay que acompañar para apoyar… hay que proveer los materiales adecuados, hay que acompañar los procesos, con la paciencia de Job hasta tener los resultados deseados. Sólo se podrá modificar la conducta si se es firme y constante, no espere el milagro de formación espontánea… no ocurrirá por más pensamiento mágico que tengamos, así que si de a deveras le interesan sus hijos y sus alumnos … ¡ a trabajar desde hoy!

Hay que enseñar a los niños y jóvenes a saludar al llegar y despedirse cuando se vayan. No hacerlo es un pésimo hábito y es bastante desagradable ser ignorado y se acostumbran a hacerlo… imagínense aplicar ese hábito en la vida profesional o social cuando sean mayores.

Acostumbra a tus hijos y educandos a dar las gracias. Ser agradecido es un rasgo de la personas bien educadas… investiga un poquito para que veas el efecto que causa ser desagradecido. Gracias es una palabra mágica que hay que revisar que se diga y como maestros y líderes hay que decirla siempre.

Hay que enseñar que si se promete algo, se tiene que cumplir, y si se ofende a alguien accidentalmente o por error, hay que disculparse.

De las dudas nacen las verdades, los niños deben aprender a no quedarse con dudas, es necesario enseñarles a preguntar y descifrar enigmas… ahí se puede inculcar el gusto y la técnica por investigar en las diferentes fuentes que nos brindan los instrumentos que contienen el conocimiento acumulado.

El joven precisa aprender a compartir cuando tenga la opción, es un principio que debe acompañarle desde niño… es muy desagradable compartir con gente tacaña. También debe aprender a dejar siempre limpio el lugar que usó. Desde bebés que gatean se les debe enseñar que hay un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar. Un excelente hábito es el de guardar sus juguetes después de jugar. Una madre sufre de más cuando no supo inculcar orden a su hijo que en la adolescencia, será un tiradero en su cuarto y sufrirá su esposa cuando él deje todo por todos lados.

Hay que enseñar a los hijos a que expresen sus sentimientos. Si llegan a edad adulta y no saben expresar sus emociones, hacen sufrir a sus seres más allegados. Investígalo y verás lo que sienten los que conviven con un “cara de palo” Muchos divorcios se consuman por esa causa y… se pueden evitar con todos los dolores que conlleva tal experiencia.

Hay que inculcarles que si algo rompen, deben reponerlo y que si les prestan algo deben devolverlo. El mundo está lleno de personas insensibles que no reponen y no pagan… eso es lo que fomenta la educación.

Es importante que aprendan a cerrar ciclos… si encendió debe apagar; si abrió, debe cerrar, si compró debe pagar; si ensució, debe limpiar.

Esa es una formación que conforman muchos pequeños grandes detalles, padres y maestros, hay que procurarlos con firmeza y con paciencia… sólo así se podrá capacitar a los jóvenes para que tengan buena convivencia con los demás y sea también cómodo estar con ellos.

Finalmente, comparto una frase de la educadora María Montessori que dice:

“La educación es el arma más poderosa para cambiar al mundo”
 
Compártelo con tus amigos por
Escribe tu opinión sobre este artículo
 
• Inicio
• Quiénes Somos
• Mensajes de Superación
• Docencia
• Egresados
• Contáctanos
Visitas:
© Derechos Reservados - Excelencia Profesional Integral S. C. - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México