Logo EPI Excelencia Profesional Integral, S.C.
La superación es producto del estudio constante
Inicio Quiénes Somos Mensajes de Superación Capacitación Docencia Egresados Contáctanos
La Educación en el Siglo XX
Por: José Manuel Guzmán Godos

  
405 consultas
Para finales del Siglo XIX, con el progreso de la Revolución Industrial, y con dramáticos cambios políticos e ideológicos, México comenzaba una profunda transformación en todos los niveles y la educación no podía quedar atrás. Aunque se hicieron verdaderos esfuerzos por armar una infraestructura que pudiera albergar el mayor número de educandos, pronto comenzaron a notarse graves problemas para implementar un programa eficaz y eficiente que llegara a todos los estratos sociales.

Si bien durante el Porfiriato se lograron muchos avances en diversos sectores a nivel nacional, no fue suficiente para que se lograra una educación básica para el 80% de la población.

Estadísticas de la época señalan que hacia 1910 el 50% de la población era analfabeta.

Porfirio Díaz pudo erigir, con capital extranjero y una mano férrea en su dictadura, valiosos avances en rutas de ferrocarril, electrificación en las principales ciudades, Teatros elegantes y edificaciones a la usanza francesa, una vez más en los colegios de clase media y que podían pagar, el francés como segundo idioma, a la par, el decomiso de grandes extensiones de tierra para convertirlos en latifundios y con ello propiciar la pobreza y marginación de las clases rurales que no tenían acceso a lo más elemental, mucho menos a la educación.

Después de haberse terminado la revolución se comenzaron a construir instituciones educativas que pudiesen hacer frente a los rezagos sociales y a mantener las áreas tecnificadas que significaban progreso económico para el país.

Contó México con el concurso y la participación de hombres clave en el desarrollo de instituciones y métodos útiles para la enseñanza, como la del Maestro Justo Sierra, quien pugnó por una educación gratuita, laica y obligatoria y fundó la Universidad de México que más tarde se convertiría en autónoma; a él le debe México la organización de los niveles de estudio desde el llamado Jardín de niños hasta los grados de Educación Superior.

Del mismo modo, otro hombre preclaro y apasionado de la educación fue José Vasconcelos, quien impulsó el estudio de los clásicos griegos, fue miembro del Ateneo de la Juventud, un grupo de intelectuales y hombres de influencia después del Porfiriato, funda la SEP y se convierte en un intenso difusor de la cultura siendo Rector de la Universidad Nacional.

Vasconcelos tenía una propuesta educativa en cinco grandes áreas que de aprovecharse tendría a esta nación en el primer mundo como una gran potencia.
  • Mantener un circuito de escuelas (Una cruzada educativa permanente)
  • Los cien de México (Un programa de lectura y discusión de los clásicos universales que capacitara a los lectores a entender su entorno y el pensamiento humano en general)
  • Dedicar el cultivo de las Bellas Artes como parte fundamental de la educación.
  • Estudiar y desarrollar el humanismo.
  • Desarrollar escuelas industriales.
Algunos de los miembros más distinguidos del Ateneo, además de Vasconcelos fueron: Amado Nervo, Luis G. Urbina, Alfonso Reyes, Manuel Gutiérrez Nájera, Antonio Caso, Diego Rivera y por supuesto, el propio Vasconcelos.

Vasconcelos fue nombrado el Apóstol de la Democracia, y lo paradójico es que no lo siguieron en ese gran proyecto, para un educador debe ser difícil tener la mente tan clara y darse cuenta de que los que no la tienen, no alcanzan a ver más allá que su inmediatez… Al final de sus días comentó que, por esta estrechez mental, México estaba condenado al fracaso como Nación, y parece que tuvo razón; también vaticinó que: pasarían varios siglos para que México recobrara su rostro.

México se ha arropado con corrientes educativas de muchas nacionalidades y ha abierto sus aulas a muchísimos pedagogos y educadores extranjeros: Piaget, Makarenko, Montessori, Marx, Vigotsky, Skinner, Durkheim, Howard Gardner, etc. y lamentablemente, no se ha podido establecer una pedagogía con lineamientos que correspondan a nuestro entorno.

Las ventajas de una educación con tantos perfiles, hace ver al educando, diferentes formas de aprendizaje si son bien orientados y concretizados que no correspondan tan sólo al mundo teórico.

Las desventajas, son de entrada, una terrible confusión como ocurre hoy en día en donde nuestro sistema educativo es un caos y nuestros educandos ocupan los últimos lugares en aprovechamiento según la OCDE, los maestros se niegan a actualizarse y han politizado enormemente la noble profesión de Educar.

CONCLUSIÓN

Al ser una actividad humana, la Educación no puede sustraerse de verse influenciada por la política, la religión, la tecnología, la economía, la filosofía, la ciencia, porque al ser parte de la vida del hombre, su tarea básica es integrar todos sus elementos en beneficio de la sociedad y dejar de ser un botín de oportunistas y advenedizos. Ojalá que no surja otro Vasconcelos que tenga que vaticinar más siglos de atraso.

A título personal parece que hay más empeño en obligar a los educandos a que estudien y no que aprendan, y la prueba de que se puede aprender sin estudiar lo demuestran los grandes Autodidactos como Edison, Ford o Franklin. O ustedes, ¿qué opinan?

En este siglo XXI, aún no se nota un panorama claro, corresponde a cada uno mejorar desde donde estamos y no esperar que los cambios vengan de afuera, no me creo Vasconcelos, pero es mejor no esperar nada que no podamos hacer por nosotros mismos en cuanto a consciencia y educación.

Saludos Cordiales
 
Compártelo con tus amigos por
Escribe tu opinión sobre este artículo
 
• Inicio
• Quiénes Somos
• Mensajes de Superación
• Docencia
• Egresados
• Contáctanos
Visitas:
© Derechos Reservados - Excelencia Profesional Integral S. C. - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México