Logo EPI Excelencia Profesional Integral, S.C.
La superación es producto del estudio constante
Inicio Quiénes Somos Mensajes de Superación Capacitación Docencia Egresados Contáctanos
Nosotros. La Raza del Maíz
Por: José Manuel Guzmán Godos

  
373 consultas
México al igual que muchos países de Latinoamérica, para existir, toman como base alimentaria el maíz… existen como ustedes saben, culturas del trigo y del arroz.

En esta ocasión, compartiré una bella leyenda mexicana, que nos habla del origen del maíz y de una figura un tanto olvidada de nuestra cultura: El Ceácatl Topiltzin Quetzalcóatl.

México, no existiría sin el maíz al menos no como lo conocemos… ¿te imaginas un día sin tacos? o ¿sin tamales y atole? o sin pozole y quesadillas? o ¿tortillas simplemente? ¡Inimaginable!

Te compartiré ahora la leyenda mexicana del maíz.

Se dice que antes de la llegada de los españoles, los mexicas no sabían nada acerca del maíz.

Las tribus de ese tiempo, comían solamente raíces, algunos frutos que colectaban y animales que cazaban después de largas y pesadas jornadas.

Un día, los sacerdotes, desesperados, imploraron a sus dioses que se apiadaran de ellos y que les proporcionaras alimentos en abundancia para que siguieran venerándolos y adorándolos por los siglos venideros.

Los dioses, al mirar la aflicción de los hombres y lo apremiante de su situación, decidieron concederles su petición y otorgarles alimentos en abundancia y acordaron concederles el maíz en abundancia, el cual crecía más allá de las montañas.

Desde ese momento, los dioses hicieron esfuerzos descomunales para mover las montañas, y aunque redoblaron sus esfuerzos, no pudieron moverlas en absoluto por lo que el maíz permaneció al otro lado, inalcanzable aún por los hombres.

Al no encontrar resultados, entonces los sacerdotes recurrieron al Dios Quetzalcóatl quien era conocedor de muchas habilidades y accedió gustoso a apoyar a los hombres.

Quetzalcóatl, no trató de mover las montañas. Usó un método bastante diferente: se convirtió en hormiga negra, se hizo amigo de una hormiga roja a la cual le arrancó el secreto de llegar a donde estaba el maíz e hizo que lo llevara hasta dónde éste crecía abundantemente.

Enfrentando los diferentes peligros que conlleva una jornada tan complicada, Quetzalcóatl llegó a los sembradíos, tomó un grano de maíz y retornó atravesando las montañas para llevar su preciosa carga para entregarla a los hombres.

Quetzalcóatl enseñó a los hombres a cultivar el maíz y desde entonces este creció abundantemente para alimentar a las generaciones hasta nuestros días.

No entenderíamos a nuestro país sin el maíz. Es uno de nuestros mayores símbolos de identidad y la base de nuestra alimentación.

Se cuenta que cuando los españoles decidieron quedarse y se les agotaron los víveres que traían para su jornada, fueron alimentados por los naturales de este territorio con chocolate, guajolote, frijoles y maíz asado; les sorprendió mucho el sabor y el valor energético del alimento a este grupo de europeos acostumbrados a una dieta en base al trigo.

Los españoles llevaron a Europa el maíz y se adoptó también como valor alimenticio distribuyéndose a toda Europa, antes de llevarlo los españoles, no era conocido en aquellas tierras.

A tiempo presente, se produce más maíz a nivel mundial que el trigo y el arroz. Lamentablemente, México no es el mayor productor e incluso tiene que importarlo, ciando, por ser alimento nacional, debería estarlo exportando y explotando su gran variedad de posibilidades. He aquí los principales productores de maíz en toneladas métricas.

USA: 353,715,000

China: 217,730,000

Brasil: 72,000,000

Union Europea: 64,885,000

Ucrania: 30,900,000

Argentina: 24,000,000

India: 23,000,000

México: 21,900,000

En grandes extensions de tierra fértil, los campos de cultivo para el maíz lucen abandonados, ya que el gobierno, no ofrece los apoyos necesarios y los intermediaros pagan el producto a muy bajo precio a los productores lo cual hace que se especulen en los precios, se acapare y se encarezca el producto y se llegue a precios prohibitivos en la masa y la tortilla encareciendo el producto básico y todos sus derivados.

Aún sin saber sus orígenes, su historia y su problemática, los mexicanos estamos orgullosos de este producto y todos sus derivados para la cocina mexicana y todas sus, posibilidades… un taco de tortilla con sal, cuando vamos a la tortillería, un taco de salsa, un taco de aguacate o un taco placero con arroz y chicharrón, aparte de mitigar el hambre, nos hacen sentir muy de esta tierra, un atole por la mañana y un tamal frito o caliente en un bolillo por la mañana, nos sostiene para la jornada matutina con un sabor muy mexicano y con un producto del cual nos sentimos muy orgullosos y muy apegados a él.

Saludos Cordiales.
 
Compártelo con tus amigos por
Escribe tu opinión sobre este artículo
 
• Inicio
• Quiénes Somos
• Mensajes de Superación
• Docencia
• Egresados
• Contáctanos
Visitas:
© Derechos Reservados - Excelencia Profesional Integral S. C. - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México