Logo EPI Excelencia Profesional Integral, S.C.
La superación es producto del estudio constante
Inicio Quiénes Somos Mensajes de Superación Capacitación Docencia Egresados Contáctanos
Comprende Mis Necesidades
Por: José Manuel Guzmán Godos

  
425 consultas
Pero no me pidas que comprenda las tuyas… es más, no me importan. Ese es el pensamiento inconsciente al que muchas mujeres están sometiendo a los varones de hoy, que como dice el autor de “La conspiración femenina” Lorenzo da Firenze, presentan hoy por hoy peticiones que de entrada, parecen justas y lógicas, pero que si las sometemos a un escrutinio razonable, tendrían que pasar muchas cosas para que fueran aplicables y deberían reeducarse muchas actitudes para que se llegara a un consenso al respecto.

Antes de entrar en este tema a fondo, me gustaría hacerles algunas preguntas y que se agotaran las respuestas.

¿Meterías en una jaula a una serpiente y a un ave y esperarías que el ave sobreviviera? ¿Por qué?

¿Dejarías un gato y un ratón juntos y esperarías que el ratón sobreviviera? Por qué?

¿Te aventurarías a escalar el Popo o el Itza con una camiseta y shorts y sin agua y alimento? ¿Por qué?

¿Te atreverías a cruzar el desierto de Sonora sin llevar agua? ¿Por qué? ¿Aguantarías sin comer 40 días? ¿Por qué?

¿Podrías sobrevivir sin respirar durante diez minutos? ¿Por qué?

¿Podrías lanzarte desde 100 metros de altura sin paracaídas y sobrevivir? ¿Por qué?

Pienso que, aunque no te escuché, todas tus respuestas son lógicas… y presumo… correctas.

Para continuar con nuestro análisis y llegar al punto de comprensión de lo que deseo ilustrar necesitamos comprender dos definiciones que les comparto a continuación:
  • Instinto: Impulso natural interior e irracional que provoca una acción o un sentimiento sin que se tenga conciencia de la razón a la que obedece.

  • Líbido: Deseo de placer, en especial placer sexual. Para el psicoanálisis, la líbido es el impulso fundamental y la fuerza creadora de la energía vital, y está condicionada por factores hormonales, psicológicos y nerviosos.
El comentario femenino y todo lo que conlleva, es ese que reza: “Nosotras nos podemos vestir como queramos y nadie tiene derecho a decirnos nada ni a acosarnos”

Como dice Frankenstein, vamos por partes:

En primer término habría que eliminar el factor líbido, tanto de ellos, como de ellas; (lo cual es imposible) tomemos en cuenta que ese deseo de vestir atractiva y coquetamente, corresponde a la respuesta libinidal femenina.

¿Qué sentirían las mujeres si el varón dejara de desearlas? ¿Serían felices de tan sólo hacer su voluntad y sentirse cómodas haciendo sólo lo que les plazca?

Ahí está el factor inconsciente de esa petición femenina: “Comprende mis necesidades, pero no me pidas que comprenda las tuyas”, es más… ¡no me interesan!

¿Le interesa realmente a una mujer el sentimiento masculino o solamente ser comprendida y desatenderse de lo demás? ¿No es demasiado egoísmo?

Tocante a la líbido y al instinto, las mujeres reaccionan igual o incluso con más intensidad que los varones… Habría que verlas en su manifestación erótica cuando asisten a un espectáculo denominado “sólo para mujeres” ¿Será necesario que describa aquí lo que es de todos conocido?

¿Será argumento válido que lo hacen en privado? No es argumento… de cualquier manera ¡lo hacen!

El problema masculino es el de una líbido desordenada… ¿Les enseñó alguien a controlar su líbido? Es instinto puro… aplicado desordenadamente, es placentero y por tanto, el varón se da permiso para ejercerlo… como le es peculiar!

La mujer también…

Pero reclama que el hombre no lo ejerza, y ella sí… y que sea respetada.. y comprendida… pero sin conceder… y sin comprender a su contraparte… en su insinto… y su líbido… Volviendo a las preguntas, el propósito es volver a darnos cuenta que hay una lógica para la toma de decisiones y que en esa petición femenina no se emplea, y en el cortejo o el acercamiento al sexo femenino de parte del varón, tampoco!

Por eso hay piropos y silbidos además de insinuaciones y proposiciones indecorosas, y perreo que disfrutan l@s jovencit@s y miradas lascivas y frotamientos en lugares de transporte y discos eróticas en donde terminan en la misma cama en la misma noche en que se conocieron, y mucha venta de pornografía, y revistas que se exhiben en cada esquina, en donde las modelos aparecen muy escasas de ropa y claman que no las reconozcan por su cuerpo sino por su talento.

En una sociedad cambiante y aún con muchos dejos de tradicionalismo y generaciones muy modernas habrá que tomar en cuenta las necesidades de ambos sexos y el dirigir adecuadamente la fuerza líbido y manejar el impulso instintivo adecuadamente para que la experiencia de acercamiento hombre-mujer sea más razonada, lógica y respetuosa, como lo solicitan las mujeres y como debemos aprenderlo los hombres…

Hay mucho por hacer, sé que este análisis sembrará controversia y duda, eso es bueno, la controversia afirma o desafía un conocimiento que creemos real, y de las dudas nacen las verdades…

Toca a cada quien, re-orientar su punto de vista con este análisis o abundarlo y/o contradecirlo por conocimiento o experiencia, lo magnífico del caso es que en las relaciones interpersonales, nada es absoluto, todo es relativo… o ¿usted qué opina?

Saludos Cordiales
 
Compártelo con tus amigos por
Escribe tu opinión sobre este artículo
 
• Inicio
• Quiénes Somos
• Mensajes de Superación
• Docencia
• Egresados
• Contáctanos
Visitas:
© Derechos Reservados - Excelencia Profesional Integral S. C. - Diseño: ¡Ya lo Encontré! El Directorio de México